Retour Requisitos para desmantelar una instalación con amianto
   

Requisitos para desmantelar una instalación con amianto

Date d'affichage: 02/08/2012

CONSULTA Una empresa plantea la posibilidad de desmantelar ellos mismos una instalación que contiene amianto, ubicada en su nave. ¿Qué normativa le afecta? ¿Qué requisitos tiene que cumplir? RESPUESTA La normativa actualmente vigente en materia de seguridad y salud de los trabajos con riesgo de exposición al amianto es la siguiente: Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto - Se recomienda asimismo la Guía Técnica de aplicación de este Real Decreto del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Orden EMP/62/2009, de 20 de julio de aplicación en la Comunidad Autónoma de Cantabria del Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto (y su modificación por la Orden EMP/1/2011 de 11 de enero). Ambas disposiciones hacen referencia a las operaciones y actividades en las que los trabajadores estén expuestos o sean susceptibles de estar expuestos a fibras de amianto o de materiales que lo contengan (demolición, retirada, desmantelamiento, reparación, transporte, encapsulamiento, etc.). Una vez mencionada la normativa de aplicación, y en respuesta a su consulta, se indican a continuación de forma somera los principales requisitos de obligado cumplimiento para las empresas que efectúen este tipo de trabajos: - Inscribirse en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA) de la Autoridad Laboral del territorio donde radiquen sus instalaciones principales, mediante la cumplimentación de la ficha recogida en el anexo III del Real Decreto 396/2006, disponible en el portal del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo, www.icasst.es (apartado Trámites y registros, subapartado Empresas: amianto). - Elaborar un Plan de Prevención de Riesgos Laborales en el que se identifiquen los medios humanos y materiales necesarios y los procedimientos adecuados para desarrollar los trabajos con amianto. - Posteriormente, para cada actuación concreta, y partiendo de lo dispuesto en el Plan de Prevención, redactar y someter a aprobación por la Autoridad Laboral competente un Plan de Trabajo redactado según lo dispuesto en el artículo 11 del mencionado Real Decreto, como adaptación de estos procedimientos y medidas a una operación concreta. La tramitación de cada plan de trabajo, requiere del preceptivo informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y de este Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo. La persona responsable de redactar este plan debe pertenecer a la empresa y debe tener experiencia en trabajos similares realizados con anterioridad, que sirvan como indicador de los conocimientos adquiridos en cuanto a controles de la exposición a amianto. Este plan de trabajo tiene que contemplar la totalidad de las operaciones a efectuar y deberá estar basado en una evaluación previa de los riesgos de exposición a amianto, sin perjuicio de los riesgos de otra naturaleza que el empresario también tendrá obligación de identificar, evaluar y controlar. Esta evaluación de riesgos deberá efectuarse por personal cualificado para el desempeño de funciones de nivel superior y especialización en Higiene Industrial y debe incluir la medición de la concentración de fibras de amianto en el aire del lugar de trabajo y su comparación con el valor límite establecido. Es importante mencionar que la evaluación de riesgo por amianto es difícil y su medición resulta compleja por las particularidades del método de medida de las concentraciones de fibras en aire y la variedad de situaciones que se pueden presentar, y requieren apreciación, criterio y experiencia profesional. - Asimismo, esta empresa inscrita en el RERA no sólo es la responsable de que se lleve a cabo una adecuada evaluación y planificación de los trabajos y de su correcta ejecución, también será la responsable de formar a sus trabajadores, teórica y prácticamente, y de asegurar que esta formación les capacita para hacer los trabajos, y que conocen los procedimientos previstos en el plan de prevención de la empresa y que los saben implantar, así como de proporcionarles los correspondientes equipos de protección individual. - Toda empresa inscrita en el RERA garantizará una vigilancia adecuada y específica de la salud de los trabajadores en relación con los riesgos por exposición a amianto, realizada por personal sanitario competente, no sólo antes del inicio de los trabajos, sino también periódicamente en lo sucesivo, cuando esté o haya estado expuesto a amianto en la empresa. Las obligaciones descritas también son de obligado cumplimiento para operaciones con amianto que se realicen en instalaciones propias de la empresa, como es el caso al que hace referencia su consulta. En caso de que la entidad en cuestión no cumpla estos requisitos, los trabajos los deberá realizar una empresa especializada, inscrita en el RERA, previa aprobación de un Plan de Trabajo por parte de la Autoridad Laboral. Se puede encontrar un listado de estas empresas especializadas en la página web de este Instituto (www.icasst.es - Trámites y registros - Empresas: amianto). El criterio expuesto es de carácter informativo y, por tanto, sin efecto vinculante, toda vez que la competencia para interpretar y aplicar las disposiciones jurídicas en caso de conflicto corresponde a los órganos jurisdiccionales.