Retour Formación artículo 19 LPRL
   

Formación artículo 19 LPRL

Date d'affichage: 23/11/2012

CONSULTA ¿Quién puede impartir la formación del artículo 19 de la LPRL? ¿Esta formación se debe acreditar? RESPUESTA La formación del artículo 19 de la LPRL se configura como un derecho subjetivo del trabajador, que forma parte de un derecho subjetivo de carácter más general, como es el de la protección eficaz de su seguridad y salud en el trabajo. Correlativamente, el derecho del trabajador constituye un deber empresarial. En cuanto a las personas que pueden impartir esta formación, señala el artículo 19 de la LPRL que "se podrá impartir por la empresa mediante medios propios o concertándola con servicios ajenos". Por servicios ajenos hay que entender servicios de prevención ajenos. Siendo la formación específica que debe recibir un trabajador una actividad preventiva, la única posibilidad de que pueda llevarse a cabo por alguien externo a la empresa es que la imparta un servicio de prevención, pues es claro que la empresa puede asumir la organización de las actividades preventivas o concertarla con una entidad ajena a la empresa pero si lo concierta con una entidad externa, sólo podrá hacerlo con un servicio de prevención, pues son los únicos autorizados para llevar a cabo actividades preventivas, entre las cuales se incluye la información y formación de los trabajadores (artículo 31.3 d) de la LPRL). Con ello debe quedar claro que este tipo de formación no puede ser impartida por profesionales independientes, ni por empresas que carezcan de autorización para actuar como servicios de prevención ajenos, pues ello supondría la realización de una actividad preventiva de la empresa por quien carece de autorización para dedicarse a esta actividad. Ello sin perjuicio de la formación prevista en la normativa reguladora de la subcontratación en la construcción. Respecto a si esta formación específica se debe acreditar, ni el artículo 19 de la LPRL ni otros preceptos referidos de manera genérica a la formación especializada en el puesto de trabajo obligan a que esta formación se certifique o acredite, sin perjuicio de que el empresario debe estar en condiciones de justificar que ha cumplido su obligación de garantizar que los trabajadores lo hayan recibido, a diferencia de lo que ocurre respecto de otros tipos de formación. NOTA: El criterio expuesto es de carácter informativo y, por tanto, sin efecto vinculante, toda vez que la competencia para interpretar y aplicar las disposiciones jurídicas en caso de conflicto corresponde a los órganos jurisdiccionales